Ciclo de cultivo

La propagación de plantas es una actividad bonita y gratificante, aunque requiere paciencia. Veremos los métodos principales para multiplicar árboles frutales.

                3.1 Semilla

La multiplicación por semilla tiene el inconveniente de que NO se obtienen plantas exactamente iguales a la planta madre, ya que es el resultado de la combinación de genes del padre y de la madre, y quizás no conserve la descendencia las buenas características que nos interesan de la madre.

Problema de la juvenilidad (no florece). Desde que un árbol (frutal o no frutal) nace de una semilla hasta que empieza a dar las primeras flores debe pasar un periodo que se llama de juvenilidad. Va de 2 a 7 años y durante ese periodo crece mucho sin que se produzca floración ni fructificación. Tenlo en cuenta por si quisieras multiplicar un frutal a partir de semilla, que sepas que tiene que transcurrir un tiempo hasta que empiece a dar flores.

En fruticultura sólo se usa para obtener patrones. La descendencia es muy heterogénea y no interesa para propagar plantas productivas y el problema de la juvenilidad. Sí se usa es en forestales, con semillas recolectadas en la Naturaleza.

3.1.1Recolección de semillas

-Las semillas de árboles las puedes comprar o recolectar.

-Si las recolectas, es fundamental hacerlo cuando estén completamente desarrollas.

-Una vez recolectados los frutos, ponlos a secar para que pierdan humedad. Extiéndelos en capas delgadas y remueve de cuando en cuando para cambiarlos de posición.

-Empaqueta las semillas limpias, ponle su nombre y fecha y guarda hasta que llegue el momento de sembrar.

3.1.2 Romper el letargo

Muchos árboles y arbustos necesitan algún tipo de tratamiento previo para romper la latencia y posibilitar así la germinación. Se habla de siembra directa cuando la semilla no precisa ninguno de estos tratamientos.

Estos son los métodos para romper el letargo del embrión o por las cubiertas cuando sea necesario:

1. Estratificación fría: someterlas a unos meses de frío (+4ºC).

2. Escarificación: rajar o erosionar la capa externa de las semillas.

3. Agua hirviendo: introducir en agua en ebullición y luego en agua fría.

3.1.3 Siembra y semilleros

1. Lo normal en la multiplicación por semilla de árboles es hacerla en recipientes como bandejas o macetas, pero también se puede realizar directamente en el suelo.

2. Si la siembra se realiza en suelo, éste debe estar muy bien preparado, mullido, suelto y enriquecido con mantillo o turba y arena.

3. La época de siembra varía; suele realizarse en primavera, pero cuando las semillas presentan letargo interno y no las hemos sometido a tratamientos desinhibidores, es conveniente realizar las siembras en el otoño, pues de esta manera estamos estratificándolas en parte.

4. Los recipientes para semilleros pueden ser:

Bandejas de plástico planas.

Bandejas de corcho blanco con alvéolos (compartimentos).

Bandejas de plástico flexible negro con alvéolos. Para forestales se usan de este tipo, unos más profundos.

Macetas, cuencos, jardineras, cajones de madera…

5. El recipiente que sea se rellena con turba sola, o mejor, turba más arena mitad y mitad de cada una, o bien, turba más perlita en lugar de la arena para dotarla de mayor capacidad de aireación.

 

6. En general, es conveniente sumergir las semillas en agua antes de la siembra 24 a 48 horas.

7. Las semillas se depositan a una profundidad de una vez y media el tamaño de la semilla. Por ejemplo, si una semilla mide 1 cm. no debería sembrarse a más de 1,5 cm.

8. Si el semillero es de alvéolos, en cada uno se pondrán 2 o 3 semillas. Una vez nacidas, cuando tengan los cotiledones, se dejará las más fuerte en cada uno, arrancando las demás.

9. Los semilleros se rotulan con el nombre de la especie, la variedad y la fecha de siembra.

10. Es conveniente cubrir el semillero con un cristal o con un plástico transparente para conservar la humedad de la superficie del substrato y que éste no se reseque tan rápido. Cada pocos días se destapa un rato para ventilar.

11. La duración de la germinación es variable. Por término medio, en 2-6 semanas han completado la germinación la mayoría de semillas de árboles, siempre y cuando se haya vencido la latencia.

12. A las bandejas una vez germinadas se le retira definitivamente el plástico o cristal y se sitúan en lugares luminosos para que las plantitas no crezcan finas y larguiruchas.

13. Si tienes que eliminar algunas planta, hazlo.

                3.2 Esquejes

El esquejado o estaquillado es un método de multiplicación vegetal que consiste en tomar una porción de la planta, por ejemplo, un trozo de tallo, y conseguir que emita raíces para formar un nuevo individuo.

Se le llama esqueje, estaca o estaquilla al trozo de tallo, de hoja o de raíz que se pone a enraizar.

En árboles se pueden hacer 3 tipos de esquejes; unas especies arbóreas admitirán un sólo método, otras dos y otras incluso los tres:

3.1.1 Esquejes leñosos, también llamados estacas de madera dura.

1. El esquejado leñoso se practica principalmente en árboles de hoja caduca, pero también en muchos de hoja perenne.

2. El material se toma en otoño o invierno, cuando los árboles están desprovistos de hojas (en el caso de los caducos).

3. Corta ramitas que tengan 1 año de edad (en Olivo o en Higuera va mejor de 2 ó 3 años).

4. De esas ramitas, haz trozos que puede oscilar entre 15 y 75 cm de largo, dependiendo de la especie a multiplicar, siendo lo normal estacas de 20 a 40 cm.

5. El corte de la base de las estacas, hazlo preferentemente justo por debajo de un nudo o yema, y el corte superior, de 1.5 a 2.5 cm arriba de otro nudo.

6. El corte puede ser recto (el más habitual), de talón o tacón y de mazo. Recto no incluye madera vieja, de mazo incluye una sección del tallo de madera más vieja; y de talón o tacón la porción de madera vieja es más pequeña. (Ver dibujo de la derecha).

7. En árboles de hoja perenne, quita las hojas inferiores, dejando sólo 2 ó 3 pares en la punta.

8. Las estacas las puedes plantar:

Al aire libre: en el suelo.

A cubierto: en bandejas u otros recipientes. En este medio agarran mejor que en el suelo.

3.1.2 Esquejes semileñosos, también llamados estacas de madera suave.

El esquejado semileñoso se utiliza mucho para arbustos (Adelfa, Madreselva, Jazmín, Dama de noche, Buganvilla, Forsitia, Aligustre, Lilo, Aucuba, Fatsia, etc.), pero también sirve para árboles.

1. La época para hacerlo es entre mediados de primavera y principios de verano; también a principios de otoño, especialmente en climas cálido-templados.

2. Corta estaquillas con una longitud de unos 15 cm y que lleven 2 ó más nudos.

3. El corte de la base justo por debajo de un nudo.

 

4. Quita las hojas inferiores dejando sólo los 2 ó 3 pares del extremo. Se equilibra así la parte verde de la estaca o esqueje porque sigue evapotranspirando (consumiendo agua) y no tiene raíces para absorberla.

5. Impregna la base del esqueje con hormonas de enraizamiento, estimularán la emisión de raíces, aunque no es absolutamente imprescindible. Las hormonas se venden en forma de polvo o de líquido. Para el aficionado, es más cómodo la forma en polvo porque el líquido se conserva menos tiempo. Sacude para evitar el exceso de polvo, que puede provocar que no salgan raíces.

6. Prepara macetas o bandejas rellenas con turba o bien mantillo mezclando cualquiera de estos dos materiales con arena de río lavada mitad y mitad (50% de turba o mantillo y 50% de arena). O, como hacen los viveristas profesionales: usar perlita únicamente, sin mezclar con turba (foto inferior).

7. Clava los esquejes introduciendo el tercio inferior en el sustrato. Apriétalos con los dedos.

8. La bandeja o maceta debes ponerla en un sitio que cumpla tres condiciones:

-Sin sol directo ni corrientes de aire.

-Alta humedad ambiental alrededor de las estaquillas

-Temperatura suave (alrededor de 20ºC)

9. Al cabo de varias semanas, entre 15 y 45 días, el esqueje desarrollará raíces por su base y tendrás una nueva planta.

10. Trasplanta los esquejes cuando hayan enraizado a macetas individuales, por ejemplo, de 14 cm de diámetro.

11. Tras unos cuantos días de aclimatación, pueden recibir la luz del sol y un poco de fertilizante líquido todas las semanas.

3.1.3 Esquejes de raíz.

1. Las estacas de raíz se toman entre otoño y primavera, cortando algunas raíces con el grosor de un lápiz.

2. Las raíces se dividen en trozos de unos 5 cm, cortando en ángulo recto el extremo superior e inclinado el inferior.

3. Se clavan en el sustrato verticalmente.

4. Arboles frutales que lo admiten son: Higuera, Olivo, Manzano, etc.

3.3 Injerto.

Un injerto consiste en unir una parte de una planta a otra. El resultado es un individuo autónomo formado por 2 plantas diferentes.

Es posible hacer injertos múltiples, es decir, injertar más de una yema o púa sobre un mismo patrón. El inconveniente es que la vida de las plantas con injertos múltiples se acorta bastante.

Básicamente hay dos tipos de injertos:

3.3.1 Injertos de púa:

Se injerta sobre el patrón una púa (porción de tallo que lleva varias yemas). Dentro de este apartado podemos distinguir:

3.3.1.1Injerto inglés o de lengüeta:

Este tipo de injerto se hace en tallos finos, de 2 centímetros de diámetro como máximo (0,5-1,5 cm. es lo normal).

• Es preferible que el patrón y la púa tengan el mismo diámetro. Si la púa es considerablemente más delgada que el patrón, la púa hay que colocarla desplazada a un lado, no en el centro, como se puede ver en el dibujo de la izquierda abajo.

• Se hace a mediados o finales de invierno, es decir, cuando la púa está en reposo (sin hojas).

• La púa se prepara a partir de una ramita de 1 año de edad, cortando un trozo de 7 a 12 cm. de longitud y de un diámetro máximo de 2 centímetros. Deberá llevar 2 ó 3 yemas de madera. Como si fuera una estaquilla.

• Se hace un corte en bisel, tanto en el patrón como en la púa, y sobre ese mismo corte, se le da otro a ambos elementos, obteniéndose las lengüetas (ver dibujos).

• Patrón y variedad se ensamblan por las lengüetas, debiendo quedar en contacto el cambium de ambos. Este es el secreto. Hay que poner en contacto los cambiums de las dos piezas, si no, no prenderá. Si se pone sólo un poquito en contacto, fracasa.

• Se amarra bien con rafia o con cinta adhesiva especial para injertos y se encera todo para protegerlo de la desecación.

• No se desata hasta que las yemas hayan brotado y midan unos 5-10 cm. Si los desatas demasiado pronto, el tejido de unión es muy tierno y escaso y se seca cuando parecía que ya estaba brotando. Mantener la atadura más tiempo del recomendado también es perjudicial, ya que estrangula al injerto por dificultar el paso de la savia.

3.3.1.2 Injerto de tocón de rama.

• Este método es útil para injertar ramas que son demasiado gruesas para el injerto inglés, pero no lo suficiente para ser injertadas por otros métodos, tales como el de hendidura o de corteza.

• Para este tipo de injerto los mejores patrones son ramas de alrededor de 3-5 cm. de diámetro.

• La mejor época es a finales de invierno o principios de primavera.

• La púa debe ser de 1 año de edad, contener 2 ó 3 yemas y tener unos 7,5 cm. de longitud.

• La púa sólo se afila por un lado, para que exista el máximo de cambium posible en contacto.

• Se hace sobre el patrón un corte inclinado profundizando hasta un tercio o la mitad del grosor de la rama.

• Se inserta inclinada procurando que quede en contacto el cambium del patrón y el de la variedad. Fundamental.

• Se ata firmemente con rafia o con una cinta especial para injertos y se encera sellando todas las aberturas para proteger de la desecación. El extremo de la púa también debe encerarse.

• No se desata hasta que las yemas hayan brotado y midan unos 5-10 cm. Si los desatas demasiado pronto, el tejido de unión es muy tierno y escaso y se seca cuando parecía que ya estaba brotando. Mantener la atadura más tiempo del recomendado también es perjudicial, ya que estrangula al injerto por dificultar el paso de la savia.

3.3.1.3 Injerto lateral subcortical

• La época es a finales de invierno, cuando ya se puede despegar la corteza del patrón con facilidad.

• Se hace un corte en T en una zona lisa de la corteza del patrón y se despega la corteza.

• La púa se prepara haciéndole un bisel sólo por un lado.

• Se introduce la estaca debajo de la corteza levantada.

• Se ata con rafia y se encera con mástic para injertar.

• Tras brotar la yema de la estaca se corta la parte superior del patrón para que toda la savia vaya al injerto y crezca vigoroso. A los 15 días se quita la atadura de rafia para que no estrangule al injerto.

• Este tipo de injerto es válido para todos los árboles y arbustos, tanto de hoja caduca como perenne. En los de hoja perenne se sustituye la estaca por un esqueje con hojas y se cubre el injerto con una bolsa de plástico transparente durante varias semanas para que no se reseque.

3.3.1.4. Injerto de hendidura simple

• Este tipo de injerto es el más recomendable cuando el patrón y la púa tienen el mismo diámetro, por ejemplo, entre 0,5 y 1,5 cm.

• Se corta con unas tijeras de podar el patrón a la altura deseada y se le hace un corte a lo largo por el centro de unos 6 cm de longitud.

• La púa debe tener al menos un año, el mismo tamaño que el patrón, y 2 ó 3 yemas. Si el patrón es de mayor diámetro que la púa, sólo pueden estar en contacto por un lado.

• A la púa se le corta un bisel por ambos lados.

• Se introduce de tal manera que la corteza del patrón y la de la estaca se toquen para que el cambium de ambos elementos quede en contacto.

• Se ata la unión con rafia de injertar y se encera con pasta o mástic para injertar. Se pone también cera en la punta de la púa.

• No se desata hasta que las yemas hayan brotado y midan unos 5-10 cm. Más tiempo tampoco es bueno porque puede quedar estrangulado al dificultar el paso de savia.

• Este tipo de injerto lo admiten muchos árboles de hoja caduca. Época de realización: desde mediados hasta finales de invierno.

• También se puede hacer en árboles y arbustos de hoja perenne, en esta caso, desde finales de invierno hasta finales de primavera, usando púas con hojas y cubriendo el injerto con una bolsa de plástico transparente durante varias semanas para evitar su deshidratación.

3.3.1.5 Injerto de hendidura doble

• Es uno de los tipos de injerto más antiguos y de uso más amplio.

• Se utiliza para cambiar de variedad (olivo, vid, peral, manzano, etc.) o para rejuvenecer árboles. Resulta útil en especies de larga vida, como los Manzanos, Perales, Olivos, etc., pero en otras ocasiones es mejor arrancar y plantar árboles nuevos jóvenes que reinjertar la copa.

• Válido para casi todos los árboles de hoja caduca.

• También se puede hacer en árboles y arbustos de hoja perenne, cambiando la púa por una ramita o esqueje con hojas y cubriendo el injerto con una bolsa transparente durante varias semanas para que se seque.

• Se practica sobre troncos de árboles pequeños de hasta 10 centímetros de diámetro, o ramas de árboles grandes de hasta 10 cm. de diámetro.

• La época va desde mediados hasta finales de invierno o, incluso, en primavera.

• Se preparan dos púas haciéndoles un bisel por ambos lados.

• A la rama o tronco se le practica un corte recto y limpio y un corte longitudinal por el centro.

• Se insertan las dos púas en el tocón, una a cada lado de la hendidura.

• Las púas hay que ajustarlas bien de manera que las cortezas externas de ambas estacas contacten y se alineen con la corteza del patrón, a fin de que los cambiums se fusionen. Esto es vital.

• Se ata y encera todo con mástic o pasta selladora, incluyendo los extremos de ambas estacas.

• Si prenden las dos, se pueden conservar ambas, pero también dejar la mejor colocada o de crecimiento más vigoroso, y a la otra darle una poda dura, pero manteniéndola viva para que ayude a cicatrizar la zona del injerto. Más adelante se eliminará por la base la que no nos interese.

• No se desata el injerto hasta que las yemas hayan brotado y midan unos 5-10 cm. Dejarlo más tiempo tampoco es bueno, porque puede quedar estrangulado al dificultar el paso de savia.

• Puesto que hay que hacer una poda muy fuerte al árbol si se injerta en ramas gruesas, para atenuar este efecto, un año se puede injertar en una rama y al siguiente en otra, por ejemplo.

3.3.1.6 Injerto de corteza o de corona

• Es un tipo de injerto fácil y que tiene buen porcentaje de prendimiento.

• Se utiliza, entre otros posibles fines, para cambiar la variedad en olivo, cítricos, almendro, etc.

• Sirve para cualquier árbol o arbusto de hoja perenne o caduca.

• El patrón puede tener de 3 a 30 cm. de diámetro o incluso más.

• Se hace en primavera, cuando ya está en savia, puesto que es necesario poder separar la corteza en el patrón.

• La púa se recolecta en invierno y se mantienen en el frigorífico. Antes de guardarlas, se deben mojar un poco, envolver en papel de cocina o de periódico y meter en una bolsa de plástico para evitar que se sequen.

• Si es un árbol de hoja perenne, como el de la fotografía derecha, se recoge y se injerta directamente, sin guardar.

• La púa debe tener 2 ó 3 yemas y 10-12 cm. de longitud.

• El patrón se corta con un serrucho y con un cuchillo se le hace un corte vertical de unos 5 cm en la corteza.

• A la púa un corte en bisel por un lado. Si es de hoja perenen, se le cortan las hojas, excepto la superior, dejando el pecíolo.

• Se insertan 2 púas (o más) por el lado biselado entre la corteza y la madera del patrón.

• Se ata y encera todo el injerto con mastic de injertar, incluyendo la parte superior de la estaquita.

• Si es un árbol de hoja perenne, se moja con agua limpia la púa y se cubre con una bolsa de plástico transparente. Esto mantiene el aire de alrededor húmedo. De no poner una bolsa, la ramita se secaría antes de que se hubiera formado la unión con el patrón. Pasados unos 15 ó 20 días, ya se puede retirar la bolsa porque la unión se habrá verificado.

• Se espera a que los brotes de las yemas del injerto tengan unos 10 ó 15 cm y luego se desata la rafia para que no se ahogue por dificultar el paso de savia.

• Si el injerto falla, se puede cortar la rama más abajo, si todavía es tiempo para injertar, y repetir.

3.3.1.7 Injerto de aproximación

• Consiste en soldar 2 ramas.

• Se hace a partir de dos plantas enteras.

• Tienen que estar plantadas cerca una de otra, o bien, juntarlas si es que están en macetas; o una plantada en tierra y otra en maceta.

• Se practica un rebaje en cada rama quitando unos centímetros de corteza con un poco de madera. Las partes quitadas deben ser iguales y a la misma altura.

• Luego se unen encajando perfectamente. La clave de los injertos es que queden en contacto el cambium del patrón y el cambium de la variedad. Si se pone sólo un poquito en contacto, el injerto fracasa.

• Se ata y se cubre todo con mástic o cera de injertar.

• Una vez se ha producido la unión entre las dos plantas, se corta por encima de la unión la planta que NO queremos que forme el tronco y las ramas, sino que aporte únicamente sus raíces.

• Se puede dejar con dos pies (dos sistemas radicales) para dar más vigor al injerto, o se puede cortar el pié de la planta injertada por debajo del injerto. Este pié puede volver a brotar y servir para injertarle otra púa.

• Ejemplos para hacer injerto de aproximación: Mimosa (Acacia dealbata) con otra Acacia que sea resistente a la caliza; Pino piñonero sobre Pino carrasco, etc..

3.3.1.8 Injerto de puente

• Es un tipo especial de injerto que se usa para reparar la corteza lesionada de un tronco.

• Las púas se recolecta en invierno y se mantienen en el frigorífico. Antes de guardarlas, se deben mojar un poco, envolver en papel de cocina o de periódico y meter en una bolsa de plástico para evitar que se sequen.

• Las púas se toman de plantas de 1 año, de 6 a 12 cm. de diámetro y de la misma especie del árbol sobre las que se injertarán o de otra compatible.

• El injerto se lleva a cabo a principios de primavera.

• Se recorta la herida hasta llegar a tejido sano y arriba y abajo de la herida se hacen muescas en la corteza de la misma anchura que las púas.

• Las púas se preparan realizándoles cuñas en los 2 extremos.

• Se insertan las púas debajo de cada muesca, quedando la cuña bajo la lengüeta de corteza. Los bordes quedan en contacto y por tanto ambos cambiums, que es fundamental.

• Se clavan con puntillas y se encera todo para que no se seque.

3.3.2Injertos de yema:

Se injerta sobre el patrón una yema. Dentro de este apartado podemos distinguir:

3.3.2.1 Injerto de escudete o injerto de yema en T

• El injerto de yema en T o de escudete es el más utilizado para producir árboles frutales. Se injertan yemas de variedades de árboles sobre patrones obtenidos de semilla (principalmente) o bien, patrones obtenidos de estacas. Por ejemplo, se emplea este método en los viveros para obtener árboles de:

– Almendro

– Cerezo

– Naranjo, Limonero, Mandarino

– Melocotonero

– Nectarina

– Manzano

– Peral

• En ornamentales es el método para injertar los Rosales.

• Se obtienen altos porcentajes de prendimiento.

• Se hacen desde primavera a otoño, es decir, cuando la corteza del patrón se pueda despegar con facilidad y el árbol esté en crecimiento activo, fluyendo savia.

• El injerto de los cítricos y los rosales típico se hace entrada la primavera y la yema brota el mismo año. Si se hace en verano, se llama “a ojo durmiente”, es decir que el escudete agarra pero la yema no brota hasta la primavera del año que viene.

• Sobre el patrón, que puede tener de 5 a 25 cm. de diámetro, se le hace un corte vertical de 2-3 cm. y luego otro horizontal en forma de “T” .

• A la variedad se le saca la yema (ver foto superior). Para ello, se coge la rama con fuerza, se pone el dedo encima de la yema, se aprieta con fuerza hacia dentro y se gira. Si lleva hoja, córtala para disminuir la transpiración del escudete (ver foto superior).

• Luego se despega la corteza con el cuchillo y se insertar la yema hasta emparejar los 2 cortes horizontales. Los cambiums respectivos se ponen en contacto en estos cortes horizontales.

• Por último, se ata el injerto con cinta plástica transparente o rafia, dejando que asome un poco el trozo de pecíolo y la yema.

• No es necesario encerarlo (ni ningún injerto de yema).

• Se desata a los 15 ó 20 días aproximadamente si ha agarrado. Si se deja mucho tiempo atado se pueden perder por quedar ahogados una vez brotados.

3.3.2.2 Injerto de parche

• Es más lento y difícil que el injerto de yema en T, pero se usa con éxito en especies de corteza gruesa como el Nogal, en los que el de T va mal.

• La época mejor es a finales de verano o principios de otoño. También se puede en primavera, pero no es la ideal. La corteza del patrón se pueda despegar con facilidad y el árbol está en vegetación, fluyendo savia.

• Se puede insertar con éxito en patrones de hasta 10 cm. de diámetro.

• Se extrae del patrón un parche rectangular de corteza de unos 2,5 cm. de ancho.

• Se extrae de una rama que no deberá tener mucho más de 3 cm. de diámetro.

• La yema en forma de parche rectangular debe tener las mismas medidas que el recuadro abierto en el patrón, es decir, unos 2,5 cm. de ancho para que encaje perfectamente.

• Es importante sacar el parche con un pequeño núcleo de madera que debe quedar dentro de ella si se quiere lograr el prendimiento.

• Se debe insertar de inmediato, por lo que el patrón debe estar preparado previamente.

• Del contacto preciso de los bordes de una y otra parte depende el prendimiento.

• Se ata con cinta de injertos o rafia.

• No es necesario encerarlo (ni ningún injerto de yema).

• Se desata a los 15 días aproximadamente; agarran rápidamente. Si no se desatan se pueden perder por quedar ahogados una vez brotados.

3.3.2.3 3. Injerto de astilla o injerto de chip

• Este tipo de injerto se hace en Primavera, cuando el patrón y el injerto están en pleno crecimiento. También en verano, pero en este caso la yema no se desarrollará hasta la primavera siguiente.

• Es un método de injerto muy bueno para higueras y otros ficus. También sirve para cualquier arbol o arbusto de madera blanda.

• En primer lugar, se hace un corte pequeño en el patrón en forma de lengüeta y luego otro corte de arriba a abajo de unos 3 ó 4 centímetros.

• El escudete con madera o chip debe ser de madera tierna del mismo año, o sea, que aún no esté lignificada del todo.

• El chip debe tener la misma forma exacta del corte que hemos hecho en el patrón.

• A continuación se coloca el chip en el corte del patrón, ajustándolo perfectamente para que coincidan las capas.

• Seguidamente se ata el injerto con cinta plástica transparente o con rafia de injertar. No se encera.

• Cuando los brotes del injerto midan 10 ó 15 cm. se corta el patrón por encima del injerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s